Javi y Revu, imprescindibles al otro lado del cristal

Aunque en este proceso resulta más fácil hablar de las voces que se pierden, por lo más o menos familiares que pueden resultar a la audiencia, hay más personas que han sido despedidas. Personas que son compañeros impagables de la redacción y que, además, resultan imprescindibles para que la radio suene. Porque… ¿sería posible una radio sin los técnicos? Decididamente NO, aunque haya gestores que intenten que los técnicos desaparezcan a favor del “autocontrol”, que es algo parecido a que un piloto de F1 tuviera que bajarse del coche para cambiar las ruedas.

No obstante, los radioescuchas más avezados habrán oído hablar de Javi Martín y José Ignacio Revuelta. Porque muchos locutores, que sabemos que sin ellos la radio no sería posible, solemos mencionarles al arrancar o al despedir un programa.

tecnicos

En el caso de los técnicos, es más complicado decir en qué programas han estado… porque sus rotaciones han sido prácticamente semanales durante 14 años. Por eso, Javi y “Revu” han sido parte imprescindible de toda la programación de Radio Euskadi durante los últimos años. Javi, un surfer en toda regla, es como técnico creativo, rápido y amable. Siempre está dispuesto a proponer cosas, efectos de sonido que enriquezcan el programa en el que está, y le gusta comentar los contenidos que van sonando. Algo que, desde luego, se agradece, puesto que hace las funciones de “tests de audiencia” de los que no siempre disponemos. Un gran tipo que se ha implicado con muchos locutores y redactores para hacer lo que debería de ser la radio: una cuestión de equipo, de un equipo que sume los dos lados del cristal del estudio.

Revu es de esas personas que, además de su valía profesional, demuestran también valía personal.  Amable y atento, siempre con alguna broma preparada, siempre dispuesto a brindar cariño. Muchos colaboradores habituales, así como compañeros que trabajan desde otras delegaciones, se sorprendían siempre por el trato amable que les daba aquella voz que escuchaban al conectarse. Dando las gracias, preguntando al invitado qué tal llevaba la mañana, mostraba una gran amabilidad que, de paso, le servía para comprobar el volumen del micrófono y hacer los últimos ajustes. También le ha tocado, como a Javi, bregar con las unidades móviles, con los imprevistos de última hora… y siempre ha sido eficaz, incluso en las condiciones más complicadas.

Una vez explicado todo esto, si es que no lo sabías, ¿a que acabas de convencerte de que Javi y Revu también son imprescindibles para hacer buena radio?

 

MÁS PERSONAS, MÁS HISTORIAS:
Desde Iruña: Amaia, Edurne y Haritz
Aitor Moriyón, periodista de casa
Idoia Lázaro: la vie en rose
Bitor y Leire: imprescindibles hormiguitas
La historia de Euskadi contada por Itziar Espina
Bihar arte Emma Pérez
Iratxe Martínez y María Suárez: profesionalidad y compañerismo
Celis… simplemete Iratxe
Iñaki Espiga: de Radio Euskadi de toda la vida
Mikel Ibañez: Adiós a la voz corporativa de la radio
Agur, Bego Jiménez, eta eskerrik asko

Anuncios