EITB, hacia la semiprivatización

euskadi-irratiaYa te hemos contado aquí que el mal llamado proceso de “regularización” que Maite Iturbe quiere llevar a cabo en Eusko Irratia es un ERE encubierto. No es lo único que hay encubierto en este plan. Porque seguramente te preguntes: ¿es posible hacer la radio que hoy conocemos… con 39 trabajadores menos? La respuesta es clara y rotunda: no. Y te lo decimos quienes la hacemos. A diferencia de Maite Iturbe, nosotros sí sabemos cómo funciona una emisora de radio.

En épocas pasadas, Radio Euskadi y Euskadi Irratia han tenido formas de trabajar diferentes. En sus comienzos, por ejemplo, Radio Euskadi emitía de 7 de la mañana a 1 de la madrugada. En la franja nocturna, ni siquiera había información horaria. Después se apostó por otro modelo: en la noche hubo programas grabados con boletines en directo. Más tarde, llegaron los programas nocturnos en directo. Es cierto: las cosas han ido cambiando. Pero también los datos de audiencia, que al fin y al cabo no son sino la muestra más palpable del grado en que una radio responde a las expectativas de una comunidad. Y esos datos no fueron buenos, ni mucho menos, cuando se apostó por una especie de radiofórmula que era mucho más barata en personal, sí, pero que hundió las cifras de audiencias de Radio Euskadi. Los datos están ahí, y cualquiera puede comprobarlos.

Así que si, con 39 personas menos, no se puede hacer la radio que hoy se hace, y si (supongamos, siendo optimistas) la actual dirección no desea hundir en número de oyentes a las emisoras de Eusko Irratia… ¿qué solución cabría tras aplicar ese recorte de plantilla? La respuesta la tenemos hoy en ETB: la subcontrata a productoras.

¿Qué es la subcontrata a productoras? Consiste en que diferentes franjas de la programación no las realizan trabajadores del Ente, sino trabajadores elegidos por productoras privadas, con la supervisión de alguna persona de enlace dentro de ETB. Unas productoras que obtienen esos programas en concursos (que, casualmente, ganan una productora u otra según quién esté en la dirección en ese momento). Los costes de esos programas son variables, pero no solo dependen de la complejidad técnica de los mismos sino también de otras cuestiones más subjetivas como “precio de mercado”, “valor de la idea”, etcétera. En definitiva: se pone el precio que se quiere poner. Ideal para el control de gastos de un medio público.

Pero hay más. Como en toda subcontrata, el redactor cobra menos que en otras circunstancias, debido a la necesidad de la productora de obtener una plusvalía. Su jornada laboral no depende de EITB, sino de la productora… por lo tanto, EITB no puede controlar la calidad de su trabajo ni sus condiciones. También muy poco edificante.

Y seguimos: en la televisión, entretenimiento e información se mezclan casi continuamente, y eso lleva a una falta de credibilidad del medio televisivo que cualquiera puede comprobar en estudios sociológicos sobre el tema. ¿Cómo se haría esto mismo en la radio? ¿Dejaríamos fuera de esos espacios “subcontratados” cualquier noticia de última hora? ¿Qué pasaría entonces con la inmediatez, valor clave de la radio? ¿O acabaríamos permitiendo que una productora privada emitiese la información, con sus valoraciones y sesgos, escapando de los órganos de control que tiene EITB, a través de los medios públicos?

Así pues: mantener la radio que se hace hoy es imposible con un recorte de plantilla como el que plantea Maite Iturbe para Eusko Irratia. O se opta por otro modelo “abreviado” de radio, que no ha sido anunciado (ni se espera), que podría hundir el liderazgo de nuestras emisoras como ya ha pasado en otros momentos de nuestra historia… o se opta por la subcontrata a productoras privadas de parte de la programación de Eusko Irratia. Eso sería una privatización encubierta, señora Iturbe.

Responda, por tanto, Maite Iturbe. Deje de encubrir sus planes, si es que los tiene; o tómelos y hágalos públicos. ¿Quiere una radio pública adelgazada en plantilla y mermada en calidad, que pierda calidad, liderazgo y credibilidad? ¿O quiere una radio pública semiprivatizada, en la que eche a la calle a periodistas de la casa para contratar a productoras elegidas de forma no siempre transparente y cuyos costes, líneas ideológicas, etc… sean más incontrolables? Y no olvidemos que lo incontrolable en un medio público acaba siendo, en definitiva, un fraude a la sociedad que tiene todo el derecho a controlarnos.

Anuncios

Un comentario en “EITB, hacia la semiprivatización

  1. alaitz dijo:

    Basta con echar un vistazo a lo q pasa en ETB para hacer una proyección a lo q pasará en la radio. Un mercado desregularizado donde los profesionales q pueden se largan y los q se quedan malviven

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s