Quiénes somos: un caso como ejemplo

Imagen22 años. Recién licenciada. Después de 4 meses, la dirección de la radio donde haces tu beca universitaria te prolonga su duración a lo largo del verano . Después, en septiembre, llegará un contrato en prácticas. Ni te lo crees: ¡vas a trabajar al menos 2 años para una emisora de EITB! Sabes que tu tiempo en la radio tendrá fin, pero es una oportunidad única para alguien que empieza en periodismo. Vas a trabajar dos años en la emisora que has escuchado toda tu vida, con las voces que te acompañan desde tu infancia, aprendiendo de profesionales con mucho oficio…

Y también pasan esos dos años, claro. Entonces, cuando ya estás haciendo planes para ver cómo te buscas la vida, alguien desde la dirección te llama para hacer balance y te dice que “nos gustaría contar contigo, creemos que tienes posibilidades y te planteamos continuar como mercantil” “¿Y eso qué es”?, preguntas a tus 25 tacos. “Trabajar como autónomo”, te aclaran.

Van pasando los años. Aumenta tu responsabilidad. Tus condiciones laborales son distintas a las del resto de trabajadores: estás fuera de convenio, cobras menos, no tienes pagas extras, haces frente a la cuota de autónomos, liquidas tu IVA y, en caso de enfermedad, tú decides si ese día te quedas en casa sin cobrar. Sin embargo, tu responsabilidad en “la casa” aumenta. Tienes 26, 27, 28 años… Te presentas a pruebas para ser fijo pero cada 3 ó 4 años sólo salen a concurso dos o tres plazas, aunque seamos muchos más quienes hacemos también la radio. Sin embargo, crees que tu esfuerzo se reconoce…  Cambian los gobiernos, las direcciones de las radios públicas y todos los que viven en la “zona enmoquetada” valoran tu curro.

 Así hasta que, en 2010, una inspectora te cita de oficio en su despacho y te dice que: eres un “falso autónomo”; que en realidad eres indefinido; que tienes los mismos derechos laborales que el resto porque la empresa donde trabajas es “sector público”, no “administración pública”; que “Eusko Irratia – Radiodifusión Vasca, SA” es una “sociedad anónima” y que eres laboral a todos los efectos. En esos momentos de incertidumbre, temes por tu puesto, pero la dirección vuelve a apostar por ti. Acepta la decisión de la Inspección, no te despide. Es más, sigues asumiendo responsabilidades profesionales y, ahora sí, en las mismas condiciones que el resto de tus compañeros.

 Esa es la historia de muchos de quienes trabajamos en las emisoras de Eusko Irratia, SA (Euskadi Irratia, Radio Euskadi, Radio Vitoria, Gaztea y EITB Musika). No somos mártires, ni víctimas… Pero tampoco unos “irregulares”, porque ya nos regularizaron la inspección de Trabajo o los tribunales. Tampoco unos “enchufados”, porque hemos trabajado con profesionalidad para varias direcciones, independientemente del color político de cada Gobierno Vasco. Trabajadores, en definitiva, que no entienden porqué ahora la dirección convoca un concurso público de empleo y lo vincula a sus puestos de trabajo. Sobre todo, cuando todos los abogados consultados, nos dicen que no está claro que una convocatoria de empleo suponga nuestra salida de la empresa. Eso sí, no es la primera vez que EITB ha tenido que hacer frente a juicios a sabiendas de que los podía perder (y así ha sido) Una defensa legal del ente que pagan, pagamos, todos los contribuyentes.

Y no, no has leído mal. No hemos escrito la palabra “euskera” hasta esta línea. Porque no entendemos que el idioma sea un argumento, sino la excusa de la dirección para justificar nuestra salida. Son muchos los afectados que trabajan para las emisoras en euskera. Otros trabajan con regularidad para todas las emisoras, indistintamente del idioma. Pero lo más grave es que nunca en estos años un directivo de EITB ha exigido euskera a los periodistas o técnicos que trabajan en las emisoras en castellano. En las mal llamadas “OPEs” siempre se ha valorado como mérito nunca como requisito para optar a trabajar en una emisora de EITB en castellano. A pesar de esa falta de exigencia, todos nos hemos formado fuera de nuestras horas de trabajo por compromiso con el euskera y los objetivos de la empresa para la que hemos trabajado durante décadas. Lo sorprendente es que la mayoría nunca hayamos conocido que existiera un Plan de Euskera de EITB que afectara a todas las emisoras. El mismo que ahora utilizan como cortina de humo. Nunca supimos de ese documento hasta la reunión donde a mediados de marzo se citó a las personas que supuestamente deberemos abandonar “la casa” por la puerta de atrás. La misma que nunca utilizamos para entrar en las emisoras de radio de EITB

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s